18.6.14

INFORME SOBRE LA EVOLUCIÓN DEL ARBOLADO DEL PARQUE BRUIL
El Grupo de Botánica de la Asociación Naturalista de Aragón (ANSAR) ha realizado cuatro visitas al parque Bruil durante la primavera de 2014, comparando el plano que el Colectivo de Educación Medio Ambiental (CEMA) realizó en 1985 con el estado actual. En el mapa se han señalado en rojo los árboles que han desaparecido en estos 30 años y en verde los supervivientes.



Comparando ambas situaciones obtenemos los siguientes datos:
 Ejemplares en 1985: 925
Ejemplares supervivientes en 2014: 372
 Ejemplares perdidos: 553
Porcentaje de pérdidas: 59,7%
Media anual de pérdidas: 19 ejemplares

Con estos datos tan alarmantes consideramos que es necesario ir reponiendo el arbolado que va muriendo. La estadística nos indica que habría que repoblar unos 20 árboles al año para compensar las pérdidas.

También hemos realizado el recuento total de árboles en 2014. El parque cuenta aproximadamente con 500 ejemplares de árboles y arbustos, es decir solo un 54% del número que había en 1985. Si bien es cierto que se han realizado plantaciones a lo largo de estos años, su número es insuficiente para compensar la alta mortalidad. Si tenemos en cuenta que de los árboles actuales, 372 ya vivían en 1985, apenas se han plantado 130 a lo largo de estos 30 años, con una media de poco más de 4 ejemplares anuales.

Independientemente del número de ejemplares desaparecidos también hemos querido valorar la pérdida de diversidad, observando las diferencias en el número de especies:

         Especies catalogadas en 1985: 50
         Los 372 árboles supervivientes pertenecen a 34 especies.

Entre las 16 especies perdidas podemos destacar: Ciruelo dátil (Dyospiros lotus), espirea (Spiraea japonica), forsitia (Forsythia europaea), mundillo (Viburnum opulus), nogal negro (Juglans nigra), sauce dafnoide (Salix dafnoides), secuoia (Sequoia sempervirens)…

También se puede comprobar que algunas especies han sufrido más pérdidas que otras. La morera de papel ha sufrido pérdidas de más del 80%, siendo la especie más castigada a lo largo de este tiempo.
Son varias las causas que se barajan para explicar la alta mortalidad de árboles:

         Obras realizadas en el parque sin ningún tipo de cuidado hacia el arbolado presente.
         Presencia del hongo Armillaria mellea, que parece extendido por todo el parque.
         Sistema de riego que produce encharcamientos continuos.
         Elevada edad de los ejemplares que favorece la putrefacción en las ramas y fácil rotura por el viento.
Podas inadecuadas que favorecen el desarrollo de hongos y copas descompensadas.


Comentarios: Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]